¡Súmate . Apoya . Comparte Dialoga!

logo

Ciudadanos diversos y juntos para lograr acuerdos mínimos que, en confianza, empatía y respeto, permitan una recuperación justa y sostenible del Ecuador.

ENTREVISTA

Claudia Tobar2
Claudia Tobar1

"Las autoridades han utilizado esa medida para dar la falsa sensación de seguridad a la ciudadanía, pero así no se van a frenar contagios y estamos perjudicando a la infancia".

‘Cerrar las escuelas es una hipocresía generalizada’

En medio de una nueva ola de contagios que ya supera la media de 11.000 casos de COVID-19 al día, las autoridades ecuatorianas decidieron adoptar medidas en 193 cantones del país. Entre ellas, la suspensión de clases presenciales y el retorno a la virtualidad.

Uno de nuestros mingueros, Pedro Maldonado, dialogó con Claudia Tobar, activista del cambio educativo y la innovación en las aulas, sobre lo que supone esta decisión para los menores de edad.

¿Es urgente que los niños retornen a las clases presenciales?

La urgencia depende de qué tantas ganas queramos invertir en los niños. Las consecuencias y los daños colaterales tanto económicos, como sociales y educativos del cierre de escuelas no van a poder cuantificarse, sobretodo porque algunos no van a ser medibles a corto plazo. El cierre de escuelas no es consecuencia del COVID-19, sino que ha sido una decisión de las autoridades; hoy sabemos que el COVID-19 no afecta principalmente a los niños, ellos no son el mayor foco de contagios, los casos de hospitalización de niños son aislados y muchos han sido con preexistencias médicas. Además, las cifras y las estadísticas muestran que las escuelas no son focos de contagio ni para adultos, ni para niños. Entonces, cerrar las escuelas no es una medida correcta. Las autoridades han utilizado esa medida para dar la falsa sensación de seguridad a la ciudadanía, pero así no se van a frenar contagios y estamos perjudicando a la infancia.

¿Qué efectos se pueden ver en la niñez con este cierre temporal de escuelas y colegios?

Los daños se ven en todo nivel. Los niños de 0 a 5 años tienen profundos retrasos en el lenguaje. Con dos años de confinamiento, es decir la mitad de su vida en ‘cautiverio’, son considerados en las guarderías ‘niños salvajes’ porque no han aprendido a convivir con otros niños, no saben lo que es compartir, quitar el juguete, que te empujen, llorar, gritar, hacer amigos y jugar. Todas esas vivencias representan importantes conexiones neuronales para el desarrollo cerebral y estos niños están con retrocesos cognitivos, motores y de lenguaje. En niños de edad escolar hay retrasos académicos de uno a dos años, lo que quiere decir que un niño de primero de básica recién está entendiendo símbolos, colores y números básicos. Entonces, imaginemos qué pasará en otras edades. Pero eso lo podemos manejar con programas de nivelación, lo académico no es lo más importante, sino los rezagos socio emocionales. Hay un alza de trastornos mentales en niño sin precedentes en el país y los niños de escasos recursos son 4 veces más propensos a estos trastornos. Eso quiere decir que se está vulnerando a la población más vulnerable en todos los sentidos.

Los adultos seguimos con una vida casi normal, pero a los niños los aislamos. ¿Los adultos debemos hacer un mea culpa?

Cerrar las escuelas es una hipocresía generalizada porque así queremos pensar que les protegemos, pero los fines de semana la familia salen a lugares donde hay muchas más probabilidades de contagio. La escuela solo representa  para un niño un 0,4% de probabilidad de contagio lo que quiere decir que en el auto, en un centro comercial, en un parque, con la familia o en el cine tienen más probabilidades de contagiarse. Y lo loco es que los adultos les encerramos durante el día y luego les sacamos. Hay familias muy responsables que se han confinado por completo, pero eso también afecta a los niños porque el confinamiento trae debilitamiento de sus destrezas sociales, que debe ser un ‘músculo’ al que debemos ejercitar.

Hablemos de los profesores, que también están con el desafío de cuidarse y dar clases virtuales. ¿Cómo deben actuar y salir adelante ante este encierro?

Los profesores merecen un aplauso por la resiliencia en la pandemia y poder adaptarse a condiciones tan atípicas para poder enseñar. Nadie les preparó para estas condiciones drásticas, pasar de virtual a presencial, luego a híbrido, tener niños en la clase y en las pantallas. Hay profesores y gremios que temen las clases presenciales y a ellos les hago un llamado. ¿Qué pasó con los recogedores de basura, cajeros, meseros y más personas que siguieron trabajando en presencial, asumiendo el riesgo de contagiarse? Ellos no dejaron de trabajar porque no se puede detener las labores y dejar de dar de comer a nuestros hijos. La educación tiene condiciones particulares: un restaurante  que cierra no vende y no tiene plata, pero si cierro una escuela los papás siguen pagando y el profesor sigue percibiendo su sueldo. Entonces hago un llamado a los centros educativos para que sean los primeros en levantar la voz y decir que esto no es adecuado para los niños. Los docentes tienen 1,5% probabilidad de contagiarse en las escuelas. Por eso les pido valentía ante los niños que gritan desesperados por volver a  las escuelas. Si los docentes se sienten perjudicados o vulnerados les invito a reflexionar sobre qué paso en otros sectores. El 72% de los profesores son mujeres y están desbordadas con su trabajo y el cuidado del hogar, ellas deben ser las primeras en pedir que las escuelas abran sus puertas nuevamente.

Y para usted, ¿cuál es el futuro del modelo educativo?

De manera transitoria se debe ofrecer virtualidad a las familias que por alguna razón decidan no enviar a sus hijos a clases presenciales. Hay que recordar que las escuelas son lugares seguros y hay que motivar a que los padres vacunen a sus niños. Como padres de familia es importante informarse sobre la realidad, los medios también deben ser responsables con las noticias que emiten porque los casos de niños contagiados son aislados y no son cifras alarmantes. Hay que apoyar el regreso progresivo y voluntario. Si nos oponemos y somos obstáculos solo tendremos consecuencias criminales para la infancia del país en el largo plazo.

SOBRE EL AUTOR

Pedro-Maldonado
PEDRO-MALDONADO3

 

 

 

Pedro Maldonado es consultor en comunicación estratégica y profesor en diferentes universidades del país. Desde el 2000 ha trabajado en los medios, desempeñándose como editor.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Please enter your name.
Please enter a message.

¡Súmate . Apoya . Comparte Dialoga!

logo

Ciudadanos diversos y juntos para lograr acuerdos mínimos que, en confianza, empatía y respeto, permitan una recuperación justa y sostenible del Ecuador.

PARA WEB-03

EDITORIAL

Lo colectivo por encima
de lo individual

En la vida, todos los días, cada uno de nosotros tomamos decisiones. Lo hacemos en función de diferentes factores e intereses y en asuntos sencillos o triviales, así como en situaciones de altas responsabilidades.

Puede ser una elección simple como la lista de compras en un supermercado o un lugar para visitar en la ciudad o en el campo. Pero también nos encontramos con decisiones más complicadas como la elección de una carrera universitaria o la adquisición de un inmueble, por poner dos ejemplos.

En esos momentos es cuando nos asalta la inquietud de si estamos haciendo lo correcto o si estamos haciendo lo que nos conviene, muchas veces guiados por un interés personal.

No somos ángeles, ni santos, ni nada que se les parezca. Somos personas de carne y hueso que cometemos errores y que intentamos aprender de ellos. Sin embargo, en momentos como los que vive el Ecuador, con una emergencia sanitaria que no da tregua, desde Diálogos Vitales tomamos partido por hacer lo correcto.

En el caso puntual de las vacunas tenemos absoluta conciencia de que existen grupos de la población que tienen prioridad. Actuemos entonces con el ejemplo y decidamos pensando en la mayoría, en quienes más necesitan esas vacunas. Es nuestro deber ciudadano.

ENTREVISTA

PARA WEB-05
PARA WEB-06

"La pedagogía puede incidir en esas relaciones familiares, y eso a su vez mejora las relaciones intrafamiliares."

‘La nueva pedagogía debe escuchar a los niños y dejar que hablen’

La pandemia agrandó la brecha en el sistema educativo ecuatoriano, pero también hay esfuerzos de instituciones y profesores.

¿Cómo describiría el actual momento de la educación en el país?

Es un momento para detenerse, reflexionar y mirar esa brecha. Pese a grandes esfuerzos para cubrir las expectativas de los niños y padres, a los educadores se les movió el piso y se les quitó la seguridad de seguir un libro, un guión establecido desde hace muchos años. Esto pasa en especial en la educación pública y muchos profesores tuvieron que acercarse a las familias y a los niños, a sus casas, conocer su realidad y sorprenderse de esa realidad.

¿Ahora la educación gira, en ciertos casos, a través de una pantalla?

Muchos docentes no se han quedado solo en las pantallas porque no han podido. La mayoría utiliza Whatsapp, no la computadora o una plataforma. Los maestros han tenido que crear fichas para que una instrucción pequeña pueda llegar al niño, primero explicándole al padre o madre de familia, por medio de Whatsapp. Además han sido creativos para que los niños interactúen por esta herramienta. Son buenas ideas y proyectos de los maestros, aunque puede ser frustrante para los niños y papás. A veces funciona y otras veces no, pero de todos modos los profesores ahora piensan diferente, investigan más y buscan cómo dar una tarea distinta a la de antes. Eso ha sido un trabajo tremendo, de vencer miedos y paradigmas.

¿Con este momento de la educación quién tiene más desafíos: los niños o los adolescentes?

Creo que los adolescentes porque no les dimos las herramientas. De repente se reflejó más la cantidad de niños y niñas que no saben leer, ni escribir, con poca capacidad de expresión y con poca lectura crítica. Esa educación repetitiva de muchos años no les dio a los adolescentes las herramientas para desarrollar un proyecto, entonces les tocó más duro. De todos modos, al mismo tiempo los adolescentes han desarrollado habilidades. La niñez también pasa situaciones terribles: niños solos, sin sus familias en casa, menos contacto con otros niños.

¿Con todos estos cambios en qué va a terminar el modelo educativo?

Tengo mucha esperanza que esta movida de piso permita que los maestros lleguen con un planteamiento a las aulas. Hubo profesores que vieron que es importante hablar con los papás y muchos papás también vieron que es importante aprender para apoyar a sus hijos. Eso debe traer una educación más flexible, respetuosa del pensamiento del niño, de lo que puede hacer y aportar a la educación. También estamos obligados a preguntarnos cómo ayudar y darnos cuenta que la educación si puede tener un enfoque con incidencia social, porque antes la educación era para que las escuelas asuman todo el rol de educar. Darle identidad a un niño junto a otros 45 estudiantes no se puede, la familia le da la identidad al niño. La pedagogía puede incidir en esas relaciones familiares, y eso a su vez mejora las relaciones intrafamiliares.

¿Y qué ocurre cuando las familias, por distintas razones, no pueden estar con los niños?

El reto es mucho mayor. La pedagogía tiene que cambiar porque si se les da muchos contenidos a los niños no se suplirá la falta de la familia o no se le dará herramientas a la familia. Lo importante es que la pedagogía les permita a los chicos tener seguridad en ellos y con sus relaciones. La fragilidad de los niños está en que no les escuchamos y por eso se necesita una pedagogía que les escuche, que les deje hablar. Hoy los niños reciben órdenes en la casa y en la escuela, pero eso debe cambiar. Los niños tienen cosas muy lindas para conversar y hay que escucharles.

NOTIMINGAS

La Minga de Economía Circular activa un plan en Ambato

PARA WEB-09

Uno de los temas que prioriza la Minga de Economía Circular es la educación a consumidores y proveedores. En ese sentido, varios de sus miembros agrupados en una subcomisión, unieron esfuerzos para desarrollar el proyecto Ambato Circular cuyo piloto será el Mall de Los Andes donde se implementan ya varias iniciativas circulares. El propósito es desarrollar un programa de economía circular que promueva la disminución de generación de residuos, prácticas de reuso, reparación y reciclaje, y así reducir el impacto socio ambiental de la producción y consumo lineal.

La Minga de Jóvenes empezó a trabajar

ALINEADAS-01

La Minga de Jóvenes inició sus actividades. Ésta tiene como objetivos generar espacios para escuchar y ser escuchado, empoderar a jóvenes a desarrollar y participar en mingas de Diálogos Vitales y motivar a los jóvenes a ser la voz de las problemáticas y soluciones actuales. La propuesta se basa en generar empatía entre la brecha generacional para promover la confianza y sinergia entre la energía de los jóvenes y la experiencia de los adultos.

Minga por la Nutrición en el Ecuador

ALINEADAS-09

Los miembros de esta minga se movilizaron para posicionar como un tema prioritario, en los debates, foros y propuestas de campaña electoral: la problemática de la desnutrición crónica infantil (DCI) así como sus causas y efectos. Por eso se enviaron comunicaciones a las organizaciones y comités a cargo de los debates. Además, los candidatos presidenciables firmaron su compromiso con la DCI y el tema está siendo discutido en varios foros y medios de comunicación. Adicionalmente, la minga ha articulado esfuerzos para arrancar una primera campaña piloto que busca promover la transformación de hábitos para disminuir el porcentaje de DCI en el país.

VOCES CIUDADANAS

PARA WEB-14

Para Ivón Téllez, su trabajo como abogada enfocada en derechos humanos y derechos de los animales, le abrió la posibilidad para enfocarse en el respeto, las libertades y la equidad. Esta profesional es una activista que trabaja en defensa de los animales de la calle, a los que ella considera seres vivos que merecen mayor atención.

Téllez cuenta que su área de trabajo es el derecho internacional público. “A partir de allí, como una inclinación personal, tengo la vocación hacia el cuidado de seres que no tienen voz y que son maltratados, como lo son los animales abandonados en las calles”.

Esta actividad ocupa buena parte del tiempo de esta abogada y sus posiciones al respecto son claras. Los animales merecen respeto por parte de las personas.

Al analizar su trabajo en favor de la fauna urbana ella tiene sensaciones claras y contrapuestas. “Primero tengo una satisfacción muy grande al cambiar vidas de seres vivos que sufren. En contraposición el activismo animal es una lucha contra ciertas bases que sustentan a la sociedad. Así como en el tema de género hay una batalla, pasa lo mismo en el tema de los animales”. Téllez esto genera una lucha contra las personas que cuestionan su labor en defensa de los animales.

En su día a día, Téllez siempre está pendiente de la suerte que corren animales abandonados en las calles. Ella publica con frecuencia en redes sociales fotos de perros y gatos en especial, en busca de un hogar adoptivo. Cuando recibe críticas ella responde. “Si no quiere ayudar, dejen que otros ayudemos”.

Otra idea que defiende es la del respeto. “Si partimos de ese valor vamos a poder tolerar la existencia de otras especies. El respeto implica no maltratar, no hacer daño y no ser indiferentes ante otras especies”.

Téllez continúa su tarea en favor de los animales sin descuidar su trabajo como abogada y espera que más gente se sume a su trabajo porque como dice: “todos tenemos derecho a vivir y a no sufrir. El tema es ser empático y salir del individualismo impuesto por el sistema”.

INFOGRAFÍA PNG-02

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Please enter your name.
Please enter a message.