¡Súmate . Apoya . Comparte Dialoga!

logo

Ciudadanos diversos y juntos para lograr acuerdos mínimos que, en confianza, empatía y respeto, permitan una recuperación justa y sostenible del Ecuador.

DV BOLETÍN 11_EDITORIAL

EDITORIAL

Queridos mingueros y mingueras,

Diálogos Vitales nació en abril del año 2020, en plena encerrona por la pandemia del COVID-19 y como una reacción de varios ciudadanos ante la crisis general del país y la profunda tristeza y preocupación de sentirlo tan polarizado. Empezamos con unas reuniones virtuales, algunos conocidos, otros no, que de a poco comenzamos a conversar, compartir, descargar y se fue generando una relación de confianza a pesar de nuestras diferencias. Luego invitamos a un grupo de cerca de 40 líderes con los que se construyeron unos principios vitales que luego se tradujeron en mingas, espacios en los que gente diversa y de varios sectores se encuentra para compartir conocimientos y experiencias en relación a un tema de interés común (Nutrición, Educación, Economía Circular, Cero Desperdicios, etc). En algunas mingas, incluso sumaron esfuerzos para impulsar proyectos conjuntos como el Reto Universitario de Innovación en Desnutrición Crónica Infantil, Ambato Circular, o una comisión técnica que trabajó en observaciones para el reglamento de economía circular.

Les dejamos aquí el informe 2021, el cual da cuenta del trabajo colaborativo que hemos logrado juntos y que nos va mostrando un camino hacia la recuperación justa y sostenible del país. A través de estas acciones basadas en la confianza, de a poquito volvemos a conversar, a compartir, a establecer "conexiones vitales", algo que parece tan básico pero que vital para construir un capital social que nos permita avanzar como país.

A diario, se habla de crisis de confianza en la familia, con los vecinos, en el gobierno, en la iglesia, en la política, en la escuela, en las alianzas público privadas y en la comunidad internacional, etc. Según un estudio del BID sobre la Confianza en América Latina y El Caribe, "sólo una de cada 10 personas cree que se puede confiar en las demás". También manifiesta que el Ecuador es el tercer país con mayor desconfianza en los funcionarios públicos.

Las decisiones más importantes de un ser humano, se basan en la confianza: comprar, vender, invertir, endeudarse, viajar, estudiar, casarse, operarse, etc. La confianza está totalmente vinculada al desarrollo de un país en lo social, económico y ambiental. Desde Diálogos Vitales, impulsamos la generación de la confianza para un bien común a través de algo fundamental como es el diálogo, un diálogo vital, entre diversos y en confianza.

ENTREVISTA

DV BOLETÍN 11_ENTREVISTADAS
DV BOLETÍN 11_ENTREVISTA

“Este tipo de acciones va a garantizar un futuro seguro, saludable, con mejores oportunidades para los niños de Ecuador”.

Revisa la entrevista completa

dando clic aquí

‘Tenemos el poder de cambiar la realidad de la desnutrición crónica’

Jheifer Guasgua e Isabel Aguilar terminaron exhaustas, y al mismo tiempo contentas, después de compartir los detalles de su proyecto “Mi Guagua Fuerte” con la Minga por la Nutrición.

Con su proyecto se impusieron a 74 equipos de 25 universidades nacionales que participaron en el Reto universitario de innovación para elaborar una propuesta comunicacional contra la Desnutrición Crónica Infantil (DCI). Su plan se escogió, en diciembre del 2021, entre tres equipos finalistas.

Diálogos Vitales conversó con ellas sobre sus experiencias durante estos meses, y también sobre sus expectativas cuando la propuesta ganadora empiece a aplicarse.

¿De qué factores depende el éxito de su proyecto?

J.G.: Desde el inicio del proceso de construcción de la campaña hemos visto que lo primordial para que cualquier trabajo tenga éxito es el compromiso y la pasión. En el caso de la campaña el primer punto es la coordinación, porque requerimos coordinar no solamente con los miembros de la Minga sino con los GAD municipales y parroquiales, luego con las comunidades y luego con nuestro público objetivo. Por ejemplo, en la segunda fase hemos programado realizar talleres presenciales en cada una de las 17 parroquias.

En segundo lugar está el compromiso tanto de los ponentes como del público objetivo. Si nosotros damos todo y no hay interés de nuestro público objetivo creemos que va ser un trabajo a medias. Entonces tenemos pensadas varias estrategias y una de ellas es hacer un ‘give away’, que es una canasta "Guagua Fuerte" que incluye víveres, un tallímetro, una guía con mensajes claves sobre DCI, entre otros, valorada en 40 dólares, una estrategia para enganchar al público objetivo, para garantizar su compromiso con la campaña.

En tercer lugar, la pasión, porque cuando las cosas se hacen con voluntad empiezan a salir bien, y si hay algún tropiezo, algún descuadre, se puede solucionar de la mejor manera.

¿Cuán importante ha sido el acompañamiento que recibieron desde la Minga por la Nutrición?

I.A.: En primer lugar las mentorías que tuvimos con los miembros de la Minga por la Nutrición fueron bastante sustanciales para nuestro proceso creativo, porque nos permitieron moldear y aterrizar nuestra campaña. A su vez, como mencionó Jheyfer, cuando preguntamos a docentes de la Facultad, la profesora Natalia Angulo nos supo guiar, dar las pautas que necesitábamos para aterrizar las ideas que teníamos, y específicamente -y creo que Jheyfer está de acuerdo conmigo- la mentoría de Luis Fernando Piedra, también miembro de la Minga de Comuniación, fue vital por la motivación que nos dio para continuar con este arduo proceso.

Y en lo que respecta al acompañamiento de la Minga para la ejecución de las fases de la campaña es bastante importante también porque así nosotros podemos coordinar las actividades de cada fase y presentarlas de manera adecuada.

¿Les ilusiona que su propuesta pueda replicarse a escala nacional? ¿Qué hará falta?

I.A.: Uno de los requisitos para presentar la propuesta de la campaña es que sea replicable en los distintos territorios prioritarios del país. Teníamos y tenemos la ilusión de que pueda replicarse en más territorios para de esa manera seguir formando parte de esta lucha contra la desnutrición infantil, que nuestra campaña se convierta en una herramienta que sirva para combatir y prevenir esta problemática social.

Claro que se necesitará de muchos más esfuerzos, porque en este primer lanzamiento de la campaña va a ser un plan piloto, pero al final vamos a evaluar y diagnosticar qué aspectos reforzar y mantener de la campaña, y a gran escala esto obviamente implica un mayor número de colaboradores, recursos, alianzas estratégicas, tal vez de nuevas estrategias comunicacionales.

¿Vale la pena el esfuerzo por causas como esta?

I.A.: Por supuesto que sí, porque este tipo de acciones va a garantizar un futuro seguro, saludable, con mejores oportunidades para los niños de Ecuador. Es un problema bastante profundo para el país y sí se necesita este tipo de procesos. Por supuesto que vale la pena combatir la desnutrición y a futuro tal vez erradicarla.

NOTIMINGAS

Dos alianzas, 6 mingas activas, 151 mingueros involucrados y nuevos retos

DV BOLETÍN 11_NOTIMINGAS

El 2021 fue un año de crecimiento en Diálogos Vitales. Esta iniciativa ciudadana que trabaja por una recuperación justa y sostenible del Ecuador tuvo, al igual que todo el Ecuador, un año desafiante en el que las satisfacciones fueron el motor que impulsó una serie de proyectos.

Los resultados del trabajo están a la vista. En el 2021 Diálogos Vitales logró dos alianzas estratégicas: la primera fue con la Universidad del Azuay; y la segunda fue con ThinkiaLab, del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Además, Diálogos Vitales cuenta hoy en día con seis mingas activas, así como con 151 mingueros involucrados en esta iniciativa que promueve una cultura de diálogo y acción coordinada entre diversos sectores y que fomenta espacios para hallar soluciones a temas trascendentales para el país.

En la Minga por la Nutrición, por ejemplo, se cuenta 43 integrantes que mantienen constantemente reuniones para compartir información y experiencias para combatir la Desnutrición Crónica Infantil (DCI). Esta minga desarrolló un taller para sumar esfuerzos en el marco del Plan Estratégico Intersectorial para la Prevención y Reducción de la DCI y organizó el Reto Universitario de Innovación, cuyo ganador fue el equipo de la Universidad Central del Ecuador con su campaña “Mi Guagua Fuerte”.

La Minga de Economía Circular, por su parte, promovió el programa Ambato Circular, que promueve prácticas de reparación, reuso y reciclaje. Allí participaron 11 empresas e instituciones aliadas. Además, una comisión técnica preparó y envió recomendaciones técnicas a las autoridades competentes, sobre el Reglamento de la Ley de Economía Circular. Esta minga también reúne a 43 integrantes.

En la Minga de Educación, sus 28 miembros desarrollaron talleres de trabajo para analizar los efectos del Covid 19 en la educación. También organizó un conversatorio junto a Impares y Unidos por la Educación, sobre los desafíos de la educación post pandemia en el Ecuador.

Otro hito de Diálogos Vitales fue la campaña en redes sociales ‘Héroes Cotidianos’, que con ejemplos sencillos impulsó los principios de Diálogos Vitales.

Además, una comisión del equipo promotor trabajó en varios talleres con ciudadanos representantes de organizaciones como Impares, Avina, Grupo Faro, Counterpart International, en base a la metodología Teoría del Cambio.

Los retos de cara al 2022 son enormes: el primero es la constitución jurídica de Diálogos Vitales. El voluntariado y el compromiso son fascinantes pero tienen sus límites y se complica cuando la operación requiere mayores esfuerzos en el día a día. Por eso el grupo promotor requiere expandirse y renovarse con perfiles frescos y diversos.

Requerimos mantener nuestros aliados y sumar muchos más en diversos puntos del país para lograr continuar la hoja de ruta que nos hemos trazado.

INICIATIVAS VITALES

RETOS CIRCULARES

Una iniciativa a favor de la economía circular está en marcha

La iniciativa Retos Circulares fue presentada oficialmente el 3 de marzo pasado. Se trata de un proyecto basado en los principios del Libro Blanco de Economía Circular, que busca facilitar la implementación de este concepto en el país.

La convocatoria tiene como objetivo impulsar proyectos que contribuyan al desarrollo sostenible mediante iniciativas enmarcadas en Economía Circular, con colaboración de empresa privada e instituciones públicas.

Retos Circulares tiene cuatro componentes. El primero es el reto de Innovación Social en Municipalidades. Luego está el reto de innovación abierta en empresas privadas; el programa de innovación circular; y los Premios Nacionales en Economía Circular. A través de la ejecución de los retos, el objetivo es apoyar al ecosistema de innovación para que adopte la economía circular y facilite la implementación de estrategias circulares.

De esta manera estudiantes, docentes universitarios, emprendedores, autoridades y ciudadanía en general se involucrarán en la tendencia de la economía circular.

En Retos Circulares participan la Corporación Ecuatoriana para el Desarrollo de la Investigación y la Academia (CEDIA), la Cooperación Alemana - GIZ Ecuador y el Ministerio de Producción.

Para conocer más sobre esta iniciativa, ingresa a: https://retoscirculares.com/

CIFRAS DV 2021

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Please enter your name.
Please enter a message.

¡Súmate . Apoya . Comparte Dialoga!

logo

Ciudadanos diversos y juntos para lograr acuerdos mínimos que, en confianza, empatía y respeto, permitan una recuperación justa y sostenible del Ecuador.

ENTREVISTA

DV BOLETÍN 11_ENTREVISTADAS
Ganadoras Reto DCI

Las creadoras del proyecto comunicacional “Mi Guagua Fuerte”, con el cual ganaron el Reto universitario de innovación para combatir la Desnutrición Infantil Crónica, cuentan sus experiencias y sus expectativas frente a las etapas que vienen.

“Este tipo de acciones va a garantizar un futuro seguro, saludable, con mejores oportunidades para los niños de Ecuador”.

‘Tenemos el poder de cambiar la realidad de la desnutrición crónica’

Jheifer Guasgua e Isabel Aguilar terminaron exhaustas, y al mismo tiempo contentas, después de compartir los detalles de su proyecto “Mi guagua fuerte” con los miembros de la Minga por la Nutrición.

Con su propuesta se impusieron a 74 equipos de 25 universidades nacionales que participaron en el Reto universitario de innovación para elaborar una propuesta comunicacional contra la Desnutrición Crónica Infantil (DCI). Su plan se escogió en diciembre del 2021 entre tres equipos finalistas.

Estas estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad Central del Ecuador también respondieron preguntas y recibieron retroalimentación de los participantes en la reunión virtual del viernes 18 pero, sobre todo, felicitaciones por su proyecto. Contempla varias etapas para su aplicación en 17 parroquias rurales de Pichincha e Imbabura. Los detalles estarán disponibles en Mi Guagua Fuerte Ec (Facebook).

Diálogos Vitales conversó con ellas sobre sus experiencias durante estos meses, y también sobre sus expectativas cuando la propuesta ganadora empiece a aplicarse.

Durante su participación en el Reto, que empezó con la inscripción en agosto último, ¿cuáles fueron los momentos más difíciles que tuvieron que superar?

Jheyfer Guasgua: El primer momento difícil fue en el inicio, éramos tres participantes en el equipo y por cuestiones de tiempo, pues también estábamos bastante atareadas por la universidad y las cosas personales, nuestra amiga se retiró y tuvimos que hacernos cargo las dos y obviamente el trabajo se ponía más pesado y nos daba temor pensar si íbamos a poder presentarlo de acuerdo a las exigencias que requería la Minga por la Nutrición.

El segundo momento fue cuando pensamos cómo consolidar en un solo concepto simple, conciso, asertivo para llegar a nuestro público objetivo, los tres ejes que componen la DCI, que son el embarazo y la lactancia, la alimentación complementaria y la salud y el saneamiento. Fue un reto grandísimo en qué concepto podemos reunir esos tres ejes y de qué manera podemos hacer que se entienda.

Y luego ya consolidada la idea el último momento difícil fue presentar el trabajo dentro de las exigencias que nos pedían, porque había cosas que a nosotras, al ser comunicadoras, ya no nos era tan necesario realizar porque ya sabíamos cuál era el procedimiento, sin embargo la Minga había proveído talleres de comunicación, cosa que hemos estudiado durante cuatro años. Entonces fue un poquito extenuante dar tantas explicaciones. Éramos nosotras recurriendo a los libros de primer y segundo año e incluso al profesor para saber cómo explicamos por escrito esto que ya sabemos que es así.

¿Cuán importante ha sido el acompañamiento que recibieron para ajustar su propuesta? ¿Y cuán importante será en las etapas que vienen?

Isabel Aguilar: En primer lugar las mentorías que tuvimos con los miembros de la Minga por la Nutrición fueron bastante sustanciales para nuestro proceso creativo, porque nos permitieron moldear y aterrizar nuestra campaña. A su vez, como mencionó Jheyfer, cuando preguntamos a docentes de la Facultad, la profesora Natalia Angulo nos supo guiar, dar las pautas que necesitábamos para aterrizar las ideas que teníamos, y específicamente  -y creo que Jheyfer está de acuerdo conmigo- la mentoría de Luis Fernando Piedra, también miembro de la Minga de Comunicación, fue vital por la motivación que nos dio para continuar con este arduo proceso.

Y en lo que respecta al acompañamiento de las Mingas por la Nutrición y de Comunicación para la ejecución de las fases de la campaña es bastante importante también porque así nosotros podemos coordinar las actividades de cada fase y presentarlas de manera adecuada.

¿De qué factores depende el éxito de su proyecto? ¿Cuáles son los puntos cruciales?

J.G.: Desde el inicio del proceso de construcción de la campaña hemos visto que lo primordial para que cualquier trabajo tenga éxito es el compromiso y la pasión. En el caso de la campaña el primer punto es la coordinación, porque requerimos coordinar no solamente con los miembros de las Mingas sino con los GAD municipales y parroquiales, luego con las comunidades y luego con nuestro público objetivo. Por ejemplo, en la segunda fase hemos programado realizar talleres presenciales en cada una de las 17 parroquias.

En segundo lugar está el compromiso tanto de los ponentes como del público objetivo. Si nosotros damos todo y no hay interés de nuestro público objetivo creemos que va ser un trabajo a medias. Entonces tenemos pensadas varias estrategias y una de ellas es hacer un ‘give away’, que es una canasta "Guagua Fuerte" que incluye víveres, un tallímetro, una guía con mensajes claves sobre DCI, entre otros, valorada en 40 dólares, una estrategia para enganchar al público objetivo, para garantizar su compromiso con la campaña.

En tercer lugar, la pasión, porque cuando las cosas se hacen con voluntad empiezan a salir bien, y si hay algún tropiezo, algún descuadre, se puede solucionar de la mejor manera.

También hay una infraestructura que no puede fallar, que tiene que funcionar bien. Y esa la provee la Minga por la Nutrición…

J.G.: Absolutamente, nuestra infraestructura desde el inicio ha sido el gran apoyo que nos proveyó Paola Castells, de la Minga por la Nutrición. Porque frente a cada duda que teníamos aunque todavía no ganábamos, y otros participantes también, la bombardeábamos con preguntas -cómo es esta parte, qué pasa con esto, con aquello, las fechas- y ha sido un gran apoyo. Y luego ha sido lo más importante el apoyo de nuestro principal mentor, Luis Fernando, y profesores de nuestra Facultad a quienes hemos recurrido para organizar el apoyo que necesitamos de la Universidad para la tercera fase de la campaña. Entonces esto es mucho más grande que las dos, es una mega superestructura.

¿Les ilusiona que su propuesta pueda replicarse a escala nacional? ¿Qué hará falta?

I.A.: Uno de los requisitos para presentar la propuesta de la campaña es que sea replicable en los distintos territorios prioritarios del país. Teníamos y tenemos la ilusión de que pueda replicarse en más territorios para de esa manera seguir formando parte de esta lucha contra la desnutrición infantil, que nuestra campaña se convierta en una herramienta que sirva para combatir y prevenir esta problemática social.

Claro que se necesitará de muchos más esfuerzos, porque en este primer lanzamiento de la campaña va a ser un plan piloto, pero al final vamos a evaluar y diagnosticar qué aspectos reforzar y mantener de la campaña, y a gran escala esto obviamente implica un mayor número de colaboradores, recursos, alianzas estratégicas, tal vez de nuevas estrategias comunicacionales.

“Este tipo de acciones va a garantizar un futuro seguro, saludable, con mejores oportunidades para los niños de Ecuador”.

El tema de la DCI es uno de los más graves en el país, pero al mismo tiempo uno de los más ignorados. Desde su perspectiva personal, ¿a qué se debe la invisibilidad del problema, incluso entre los más jóvenes, y cómo se los puede sensibilizar?

I.A.: Nosotros al tener esta experiencia de conocer más a profundidad el problema de la nutrición, caímos en cuenta de que se trata de un concepto que no tienen bien definido, y que además el hecho de que se ignore esta problemática social no sucede por la falta de información. Hoy día tenemos acceso a múltiples canales de información, medios tradicionales, redes sociales, páginas web, etc. Los jóvenes tienen la oportunidad de informarse, ¿entonces qué sucede? Es posible que sea la a cantidad excesiva de información a la que estamos expuestos que nos hace caer en desinformación, por ejemplo la DCI se la reduce a la visión de que solo está relacionada con la alimentación, cuando se trata de un fenómeno mucho más complejo, multicausal, que tiene que ver con las condiciones sociales y culturales de las poblaciones.

Todo esto provoca que se reduzca la importancia de tener claro el concepto de la desnutrición. Incluso se reducen las causas y los efectos de la desnutrición infantil, porque existen estudios que indican por ejemplo que la capacidad cognitiva de un niño con desnutrición no va a desarrollarse en su totalidad, son más propensos a enfermedades, y eso a futuro significa menos oportunidades académicas y laborales. Por lo tanto no se es consciente de los daños que causa la desnutrición crónica.

Para motivar a los jóvenes considero que sí es necesario hacer este tipo de proyectos, llamar a la acción a la juventud.

J.G.: Creo que la invisibilización de la problemática no es particularmente de los jóvenes, pero ya que tocamos este tema, también se debe mucho a que muchas veces se sobrevalora la experiencia sobre las ganas y el deseo de ayudar. Por ejemplo en nuestro caso muchas veces hemos intentado participar en proyectos de ayuda social, pero siempre los requisitos son superaltos, por poco ya te exigen que estés en un masterado, no quieren una ayuda sino el trabajo de un especialista con experiencia y gratis, entonces se desvaloriza mucho este deseo de aportar, y muchas veces uno se desmotiva. Yo trato de ayudar pero mi ayuda o no es necesaria o no les sirve, y uno va perdiendo el interés en el camino.

Creo que es muy importante recordar que muchas veces las ganas y el deseo de hacer algo suele tener mejores soluciones y aportaciones incluso que la misma experiencia, porque quien llega con ganas y el deseo de ayudar viene con una visión fresca y sobre todo abierto a entender la problemática de diferente manera, mientras que una persona con experiencia ya sabe cómo se desarrolla el problema, cuáles pueden ser las posibles soluciones, y ahí quedó. Nosotros como comunicadoras sabíamos cuál era la solución en primera instancia, pero nuestras ganas de ayudar, como que esta chispa de que aún somos jóvenes no experimentadas, fue mucho más allá y escarbamos no solo en una solución primaria de alguien con experiencia o una solución técnica sino de alguien que tenga ganas de ayudar.

También se  puede tener grandes resultados si empezamos a apreciar un poco más el aporte de los jóvenes y se tendría también una mayor participación y un mayor aporte de las nuevas generaciones si las organizaciones y las empresas del sector público y privado empiezan a tomar en cuenta este aspecto.

¿Cómo se pueden sumar voluntades a estos esfuerzos? ¿Quizás los equipos universitarios que participaron en el Reto y que tienen esa motivación pudieran ser parte de un proyecto un poco más grande?

J.G.: Lo más importante es visibilizar las consecuencias, la magnitud de la DCI, y en esta parte recordar que en Ecuador 2 de cada 5 niños la sufre, según los estudios de la Unicef, y en la población rural esta situación es peor. Para sumar voluntades en primera instancia se necesita que la gente y las empresas entiendan lo que realmente significa: no solo dar bien de comer y ya, sino que implica problemas estructurales, y por esa misma razón es que también el país no avanza hacia el desarrollo.

Para sumar voluntades hay que darle importancia a la desnutrición infantil y para nosotras,uno de los requisitos para que se pueda replicar la campaña a nivel nacional o que se quiera tomar la iniciativa por parte de entidades privadas, es que exista esta participación universitaria sobre todo, para que de esta manera los jóvenes se involucren más, estén más cercanos a la problemática y conozcan de primera mano las implicaciones. Evidentemente en la primera fase de nuestra campaña vamos a convocar a un voluntariado universitario para el perifoneo en los 17 territorios, a través de nuestra Universidad y la Universidad Técnica del Norte, pues están ubicadas en Pichincha y en Imbabura.

¿Cómo les va a cambiar la vida el hecho de tener en sus manos esta responsabilidad?

I.A.: Personalmente puedo decir que he aprendido bastante con esta experiencia. No soy la misma de antes de haberme inscrito y participar en este proyecto. He aprendido que muchas veces vemos las cosas desde nuestra burbuja de privilegios y no somos muy conscientes de las realidades sociales que están aquejando al país y que es necesario que tomemos acción, que sí se puede. Me ha parecido algo bastante valioso para mí, para mi crecimiento personal y algo que me ha permitido salir de la zona de confort y también crecer profesionalmente, aplicar los conceptos que he aprendido en la carrera. Soy consciente de que la responsabilidad es bastante grande y que este continuo proceso de aprendizaje no termina; cada día, cada reunión es un reto y estamos aprendiendo sobre la marcha.

J.G.: Igual que Isa, no vamos a ser nunca las personas que fuimos antes de inscribirnos en el Reto. Éramos una de las tantas personas que creíamos que la desnutrición se reducía a la alimentación y quizás un poco al aspecto de saneamiento, pero luego de participar en las charlas que realizó la Minga donde estuvieron también personas de los territorios prioritarios, contaban sus experiencia: “yo no sabía, yo hice esto con mi bebé y estuvo internado porque yo no sabía a mi nadie me ayudó”. Como también pertenecemos a los sectores prioritarios vimos de primera mano en el momento que hacíamos las investigaciones para conceptualizar la campaña, una situación tan desgarradora, que una información que pareciera tan básica, tan a la mano de todos, no lo es. Uno entiende la profunda desigualdad en el país, pero hasta que no se involucra no entiende realmente las implicaciones de estas problemáticas. Pienso que para mí al menos va a ser muy difícil que me desentienda de futuros problemas sociales pese a que haya tenido participación en las luchas sociales, también junto con Isa. Siento que estas cosas, una vez que te agarran, es imposible que puedas soltarte y te obligan a siempre estar pendiente de qué va a pasar con los niños una vez que se termine la campaña, qué va a pasar con las madres cuando ya no tengan la información que necesitan, si después de que termine la campaña les surgen dudas. Esto nos compromete a estar participando de forma activa por cambiar esta realidad tan triste y tan lamentable.

¿Vale la pena el esfuerzo por causas como esta?

I.A.: Por supuesto que sí, porque este tipo de acciones va a garantizar un futuro seguro, saludable, con mejores oportunidades para los niños de Ecuador. Es un problema bastante profundo para el país y sí se necesita este tipo de procesos. Por supuesto que vale la pena combatir la desnutrición y a futuro tal vez erradicarla.

J.G.: Vale completamente la pena. Siento que en especial esta iniciativa es fundamental para cambiar la realidad no solo de nuestro público objetivo, no solo de los involucrados sino del país mismo, ya que es “más fácil construir niños fuertes y felices que tratar de reparar adultos rotos”, que es una problemática que va en aumento y que posiblemente sea una de las peores que hayamos estado viviendo en los últimos años en el país. Es demasiado importante sumar esfuerzos, centrarnos en tratar de solucionar el problema antes de que suceda y no solucionarlo cuando el problema está agrandado y después echarles la culpa a ellos, cuando tenemos el poder de cambiar esa realidad.

SOBRE EL AUTOR

DV-MARCO-ARAUZ
Marco Arauz Ortega

 

Marco Arauz Ortega es licenciado por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Empezó su carrera en 1982 en HOY y la siguió en EL COMERCIO, desde 1992 hasta su retiro de la Dirección, en junio de 2021. Desde 1995 participó en seminarios internacionales sobre periodismo multimedia y dirigió el cambio digital y la integración multimedia en esa casa editorial.
Miembro de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos, del Grupo de Diarios América y de la Sociedad Interamericana de Prensa, donde integró la Junta de Directores. Coordinó el Premio Jorge Mantilla Ortega hasta 2014, año de la última edición a cargo de EL COMERCIO.
Articulista y coautor y editor de varios libros. Ecuador frente al vértigo fatal, un informe sobre la caída de Abdalá Bucaram realizado con otros periodistas, ganó el Premio a la Excelencia de la SIP.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Please enter your name.
Please enter a message.

¡Súmate . Apoya . Comparte Dialoga!

logo

Ciudadanos diversos y juntos para lograr acuerdos mínimos que, en confianza, empatía y respeto, permitan una recuperación justa y sostenible del Ecuador.

ENTREVISTA

Priscila Verduga
Priscila Verdugo name

"Exhorto a la reflexión de que la lengua materna permite construir la identidad de los grupos de hablantes y sus procesos culturales. Todos tenemos un compromiso con este patrimonio intangible".

El dato: En Ecuador existen 14 lenguas originarias, cada una de las cuales preserva la memoria de un pueblo, su cultura y creencias. 

Algunos significados:

Significados

‘Cuando se pierde una lengua se pierde todo el bagaje cultural que nos representa como pueblo’

Las lenguas definen la identidad de una nación y representan un acervo de conocimiento irremplazable. En Ecuador existen 14 lenguas originarias, cada una de las cuales preserva la memoria de un pueblo, su cultura y creencias. 

Según datos de la UNESCO, a nivel mundial cada dos semanas desaparece una lengua y con ello todo su patrimonio cultural e intelectual. Al menos el 43% de las más de 6.000 lenguas que se hablan en el mundo están en peligro de extinción.

Este 21 de febrero se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna, una fecha que tiene una importancia particular para nuestro país. Conversamos con Priscila Verdugo, investigadora de la lingüística documental de la Universidad del Azuay, sobre la necesidad de rescatar y revitalizar las lenguas ancestrales.

¿Qué pierde un país cada vez que se extingue una de sus lenguas originarias? Acaba de suceder en Chile, pero también existen casos en Ecuador.

Cuando se pierde una lengua no solamente se pierde la lengua, se pierde toda la cultura y el bagaje que tiene. Se pierden las costumbres, las tradiciones, las vivencias, las experiencias de ese grupo de hablantes. En el Ecuador tenemos el caso de la lengua 'cañari' de la cual quedó antroponimia y toponimia, pero no tenemos registros que nos permitan reconstruir la lengua desde el punto de vista sintáctico. En este sentido, tenemos que intentar preservar y proteger a las lenguas que están en peligro y en retroceso.

¿Cómo hacerlo?

La forma en la que debemos incentivar su valor es motivando a los jóvenes nativo-hablantes a que mantengan sus lenguas originales. Esto significa volver a las comunidades indígenas y hacer un trabajo desde adentro con líderes comunitarios, con lingüistas propios de cada lugar. Hay que formar a las nuevas generaciones en el sentido de valorar su lengua y la cultura nativa a la cual pertenecen.

Ahora las nuevas tecnologías, las redes sociales y la globalización de la información pueden ayudar a mantener vivas las lenguas…

Efectivamente. En algunas comunidades indígenas ya tenemos grupos de jóvenes que están cargando celebraciones, fiestas, bailes tradicionales y relatos orales a sus redes sociales como Facebook o Youtube. Esto nos permite mantener viva a la lengua y nos facilita su preservación.

La Academia también debe involucrarse en este proceso. ¿Qué están desarrollando desde la Universidad del Azuay?

Desde hace algún tiempo, la Universidad del Azuay está trabajando en un proyecto de documentación lingüística en tres comunidades del sur del país: Shiña, Chuquidel y Quilloac. Hemos podido documentar interacciones verbales con diferentes grupos de hablantes, en diversas situaciones. Lo hacemos con miras a revitalizar las lenguas, en este caso el quichua, en sitios donde posiblemente se evidencian situaciones de retroceso o de pérdida de la cultura.

Todo este material se encuentra ya en una plataforma web llamada DYAC, un repositorio virtual abierto al público al cual se puede acceder sin restricción alguna y en el que los investigadores pueden depositar todos los recursos que se han producido en su proceso investigativo.

Pensar en documentación es pensar no solo para hoy o para mañana, sino en el tiempo. Es decir, que esta información pueda ser recuperada a largo plazo y que sirva para propósitos investigativos. En ese sentido, la Universidad del Azuay está comprometida con las lenguas nativas del Ecuador y seguiremos trabajando en esta vía.

Entonces, ¿es vital dialogar sobre la preservación de la lengua materna en nuestro país?

Exhorto a la reflexión de que la lengua materna permite construir la identidad de los grupos de hablantes y sus procesos culturales. Considerando que somos un país multilingüe, todos tenemos un compromiso con este patrimonio intangible. Debemos proteger nuestras lenguas indígenas porque ahí está todo el bagaje cultural que nos representa como pueblo.

SOBRE LA AUTORA

Gabriela Montero
GM_NAME

 

 

 

Gabriela Montero es consultora en comunicación estratégica y periodista con más de diez años de experiencia. Desde el 2010 ha trabajado en productoras de televisión, instituciones públicas y medios de comunicación.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Please enter your name.
Please enter a message.

¡Súmate . Apoya . Comparte Dialoga!

logo

Ciudadanos diversos y juntos para lograr acuerdos mínimos que, en confianza, empatía y respeto, permitan una recuperación justa y sostenible del Ecuador.

ENTREVISTA

Claudia Tobar2
Claudia Tobar1

"Las autoridades han utilizado esa medida para dar la falsa sensación de seguridad a la ciudadanía, pero así no se van a frenar contagios y estamos perjudicando a la infancia".

‘Cerrar las escuelas es una hipocresía generalizada’

En medio de una nueva ola de contagios que ya supera la media de 11.000 casos de COVID-19 al día, las autoridades ecuatorianas decidieron adoptar medidas en 193 cantones del país. Entre ellas, la suspensión de clases presenciales y el retorno a la virtualidad.

Uno de nuestros mingueros, Pedro Maldonado, dialogó con Claudia Tobar, activista del cambio educativo y la innovación en las aulas, sobre lo que supone esta decisión para los menores de edad.

¿Es urgente que los niños retornen a las clases presenciales?

La urgencia depende de qué tantas ganas queramos invertir en los niños. Las consecuencias y los daños colaterales tanto económicos, como sociales y educativos del cierre de escuelas no van a poder cuantificarse, sobretodo porque algunos no van a ser medibles a corto plazo. El cierre de escuelas no es consecuencia del COVID-19, sino que ha sido una decisión de las autoridades; hoy sabemos que el COVID-19 no afecta principalmente a los niños, ellos no son el mayor foco de contagios, los casos de hospitalización de niños son aislados y muchos han sido con preexistencias médicas. Además, las cifras y las estadísticas muestran que las escuelas no son focos de contagio ni para adultos, ni para niños. Entonces, cerrar las escuelas no es una medida correcta. Las autoridades han utilizado esa medida para dar la falsa sensación de seguridad a la ciudadanía, pero así no se van a frenar contagios y estamos perjudicando a la infancia.

¿Qué efectos se pueden ver en la niñez con este cierre temporal de escuelas y colegios?

Los daños se ven en todo nivel. Los niños de 0 a 5 años tienen profundos retrasos en el lenguaje. Con dos años de confinamiento, es decir la mitad de su vida en ‘cautiverio’, son considerados en las guarderías ‘niños salvajes’ porque no han aprendido a convivir con otros niños, no saben lo que es compartir, quitar el juguete, que te empujen, llorar, gritar, hacer amigos y jugar. Todas esas vivencias representan importantes conexiones neuronales para el desarrollo cerebral y estos niños están con retrocesos cognitivos, motores y de lenguaje. En niños de edad escolar hay retrasos académicos de uno a dos años, lo que quiere decir que un niño de primero de básica recién está entendiendo símbolos, colores y números básicos. Entonces, imaginemos qué pasará en otras edades. Pero eso lo podemos manejar con programas de nivelación, lo académico no es lo más importante, sino los rezagos socio emocionales. Hay un alza de trastornos mentales en niño sin precedentes en el país y los niños de escasos recursos son 4 veces más propensos a estos trastornos. Eso quiere decir que se está vulnerando a la población más vulnerable en todos los sentidos.

Los adultos seguimos con una vida casi normal, pero a los niños los aislamos. ¿Los adultos debemos hacer un mea culpa?

Cerrar las escuelas es una hipocresía generalizada porque así queremos pensar que les protegemos, pero los fines de semana la familia salen a lugares donde hay muchas más probabilidades de contagio. La escuela solo representa  para un niño un 0,4% de probabilidad de contagio lo que quiere decir que en el auto, en un centro comercial, en un parque, con la familia o en el cine tienen más probabilidades de contagiarse. Y lo loco es que los adultos les encerramos durante el día y luego les sacamos. Hay familias muy responsables que se han confinado por completo, pero eso también afecta a los niños porque el confinamiento trae debilitamiento de sus destrezas sociales, que debe ser un ‘músculo’ al que debemos ejercitar.

Hablemos de los profesores, que también están con el desafío de cuidarse y dar clases virtuales. ¿Cómo deben actuar y salir adelante ante este encierro?

Los profesores merecen un aplauso por la resiliencia en la pandemia y poder adaptarse a condiciones tan atípicas para poder enseñar. Nadie les preparó para estas condiciones drásticas, pasar de virtual a presencial, luego a híbrido, tener niños en la clase y en las pantallas. Hay profesores y gremios que temen las clases presenciales y a ellos les hago un llamado. ¿Qué pasó con los recogedores de basura, cajeros, meseros y más personas que siguieron trabajando en presencial, asumiendo el riesgo de contagiarse? Ellos no dejaron de trabajar porque no se puede detener las labores y dejar de dar de comer a nuestros hijos. La educación tiene condiciones particulares: un restaurante  que cierra no vende y no tiene plata, pero si cierro una escuela los papás siguen pagando y el profesor sigue percibiendo su sueldo. Entonces hago un llamado a los centros educativos para que sean los primeros en levantar la voz y decir que esto no es adecuado para los niños. Los docentes tienen 1,5% probabilidad de contagiarse en las escuelas. Por eso les pido valentía ante los niños que gritan desesperados por volver a  las escuelas. Si los docentes se sienten perjudicados o vulnerados les invito a reflexionar sobre qué paso en otros sectores. El 72% de los profesores son mujeres y están desbordadas con su trabajo y el cuidado del hogar, ellas deben ser las primeras en pedir que las escuelas abran sus puertas nuevamente.

Y para usted, ¿cuál es el futuro del modelo educativo?

De manera transitoria se debe ofrecer virtualidad a las familias que por alguna razón decidan no enviar a sus hijos a clases presenciales. Hay que recordar que las escuelas son lugares seguros y hay que motivar a que los padres vacunen a sus niños. Como padres de familia es importante informarse sobre la realidad, los medios también deben ser responsables con las noticias que emiten porque los casos de niños contagiados son aislados y no son cifras alarmantes. Hay que apoyar el regreso progresivo y voluntario. Si nos oponemos y somos obstáculos solo tendremos consecuencias criminales para la infancia del país en el largo plazo.

SOBRE EL AUTOR

Pedro-Maldonado
PEDRO-MALDONADO3

 

 

 

Pedro Maldonado es consultor en comunicación estratégica y profesor en diferentes universidades del país. Desde el 2000 ha trabajado en los medios, desempeñándose como editor.

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Please enter your name.
Please enter a message.

¡Súmate . Apoya . Comparte Dialoga!

logo

Ciudadanos diversos y juntos para lograr acuerdos mínimos que, en confianza, empatía y respeto, permitan una recuperación justa y sostenible del Ecuador.

PARA WEB-03

EDITORIAL

Lo colectivo por encima
de lo individual

En la vida, todos los días, cada uno de nosotros tomamos decisiones. Lo hacemos en función de diferentes factores e intereses y en asuntos sencillos o triviales, así como en situaciones de altas responsabilidades.

Puede ser una elección simple como la lista de compras en un supermercado o un lugar para visitar en la ciudad o en el campo. Pero también nos encontramos con decisiones más complicadas como la elección de una carrera universitaria o la adquisición de un inmueble, por poner dos ejemplos.

En esos momentos es cuando nos asalta la inquietud de si estamos haciendo lo correcto o si estamos haciendo lo que nos conviene, muchas veces guiados por un interés personal.

No somos ángeles, ni santos, ni nada que se les parezca. Somos personas de carne y hueso que cometemos errores y que intentamos aprender de ellos. Sin embargo, en momentos como los que vive el Ecuador, con una emergencia sanitaria que no da tregua, desde Diálogos Vitales tomamos partido por hacer lo correcto.

En el caso puntual de las vacunas tenemos absoluta conciencia de que existen grupos de la población que tienen prioridad. Actuemos entonces con el ejemplo y decidamos pensando en la mayoría, en quienes más necesitan esas vacunas. Es nuestro deber ciudadano.

ENTREVISTA

PARA WEB-05
PARA WEB-06

"La pedagogía puede incidir en esas relaciones familiares, y eso a su vez mejora las relaciones intrafamiliares."

‘La nueva pedagogía debe escuchar a los niños y dejar que hablen’

La pandemia agrandó la brecha en el sistema educativo ecuatoriano, pero también hay esfuerzos de instituciones y profesores.

¿Cómo describiría el actual momento de la educación en el país?

Es un momento para detenerse, reflexionar y mirar esa brecha. Pese a grandes esfuerzos para cubrir las expectativas de los niños y padres, a los educadores se les movió el piso y se les quitó la seguridad de seguir un libro, un guión establecido desde hace muchos años. Esto pasa en especial en la educación pública y muchos profesores tuvieron que acercarse a las familias y a los niños, a sus casas, conocer su realidad y sorprenderse de esa realidad.

¿Ahora la educación gira, en ciertos casos, a través de una pantalla?

Muchos docentes no se han quedado solo en las pantallas porque no han podido. La mayoría utiliza Whatsapp, no la computadora o una plataforma. Los maestros han tenido que crear fichas para que una instrucción pequeña pueda llegar al niño, primero explicándole al padre o madre de familia, por medio de Whatsapp. Además han sido creativos para que los niños interactúen por esta herramienta. Son buenas ideas y proyectos de los maestros, aunque puede ser frustrante para los niños y papás. A veces funciona y otras veces no, pero de todos modos los profesores ahora piensan diferente, investigan más y buscan cómo dar una tarea distinta a la de antes. Eso ha sido un trabajo tremendo, de vencer miedos y paradigmas.

¿Con este momento de la educación quién tiene más desafíos: los niños o los adolescentes?

Creo que los adolescentes porque no les dimos las herramientas. De repente se reflejó más la cantidad de niños y niñas que no saben leer, ni escribir, con poca capacidad de expresión y con poca lectura crítica. Esa educación repetitiva de muchos años no les dio a los adolescentes las herramientas para desarrollar un proyecto, entonces les tocó más duro. De todos modos, al mismo tiempo los adolescentes han desarrollado habilidades. La niñez también pasa situaciones terribles: niños solos, sin sus familias en casa, menos contacto con otros niños.

¿Con todos estos cambios en qué va a terminar el modelo educativo?

Tengo mucha esperanza que esta movida de piso permita que los maestros lleguen con un planteamiento a las aulas. Hubo profesores que vieron que es importante hablar con los papás y muchos papás también vieron que es importante aprender para apoyar a sus hijos. Eso debe traer una educación más flexible, respetuosa del pensamiento del niño, de lo que puede hacer y aportar a la educación. También estamos obligados a preguntarnos cómo ayudar y darnos cuenta que la educación si puede tener un enfoque con incidencia social, porque antes la educación era para que las escuelas asuman todo el rol de educar. Darle identidad a un niño junto a otros 45 estudiantes no se puede, la familia le da la identidad al niño. La pedagogía puede incidir en esas relaciones familiares, y eso a su vez mejora las relaciones intrafamiliares.

¿Y qué ocurre cuando las familias, por distintas razones, no pueden estar con los niños?

El reto es mucho mayor. La pedagogía tiene que cambiar porque si se les da muchos contenidos a los niños no se suplirá la falta de la familia o no se le dará herramientas a la familia. Lo importante es que la pedagogía les permita a los chicos tener seguridad en ellos y con sus relaciones. La fragilidad de los niños está en que no les escuchamos y por eso se necesita una pedagogía que les escuche, que les deje hablar. Hoy los niños reciben órdenes en la casa y en la escuela, pero eso debe cambiar. Los niños tienen cosas muy lindas para conversar y hay que escucharles.

NOTIMINGAS

La Minga de Economía Circular activa un plan en Ambato

PARA WEB-09

Uno de los temas que prioriza la Minga de Economía Circular es la educación a consumidores y proveedores. En ese sentido, varios de sus miembros agrupados en una subcomisión, unieron esfuerzos para desarrollar el proyecto Ambato Circular cuyo piloto será el Mall de Los Andes donde se implementan ya varias iniciativas circulares. El propósito es desarrollar un programa de economía circular que promueva la disminución de generación de residuos, prácticas de reuso, reparación y reciclaje, y así reducir el impacto socio ambiental de la producción y consumo lineal.

La Minga de Jóvenes empezó a trabajar

ALINEADAS-01

La Minga de Jóvenes inició sus actividades. Ésta tiene como objetivos generar espacios para escuchar y ser escuchado, empoderar a jóvenes a desarrollar y participar en mingas de Diálogos Vitales y motivar a los jóvenes a ser la voz de las problemáticas y soluciones actuales. La propuesta se basa en generar empatía entre la brecha generacional para promover la confianza y sinergia entre la energía de los jóvenes y la experiencia de los adultos.

Minga por la Nutrición en el Ecuador

ALINEADAS-09

Los miembros de esta minga se movilizaron para posicionar como un tema prioritario, en los debates, foros y propuestas de campaña electoral: la problemática de la desnutrición crónica infantil (DCI) así como sus causas y efectos. Por eso se enviaron comunicaciones a las organizaciones y comités a cargo de los debates. Además, los candidatos presidenciables firmaron su compromiso con la DCI y el tema está siendo discutido en varios foros y medios de comunicación. Adicionalmente, la minga ha articulado esfuerzos para arrancar una primera campaña piloto que busca promover la transformación de hábitos para disminuir el porcentaje de DCI en el país.

VOCES CIUDADANAS

PARA WEB-14

Para Ivón Téllez, su trabajo como abogada enfocada en derechos humanos y derechos de los animales, le abrió la posibilidad para enfocarse en el respeto, las libertades y la equidad. Esta profesional es una activista que trabaja en defensa de los animales de la calle, a los que ella considera seres vivos que merecen mayor atención.

Téllez cuenta que su área de trabajo es el derecho internacional público. “A partir de allí, como una inclinación personal, tengo la vocación hacia el cuidado de seres que no tienen voz y que son maltratados, como lo son los animales abandonados en las calles”.

Esta actividad ocupa buena parte del tiempo de esta abogada y sus posiciones al respecto son claras. Los animales merecen respeto por parte de las personas.

Al analizar su trabajo en favor de la fauna urbana ella tiene sensaciones claras y contrapuestas. “Primero tengo una satisfacción muy grande al cambiar vidas de seres vivos que sufren. En contraposición el activismo animal es una lucha contra ciertas bases que sustentan a la sociedad. Así como en el tema de género hay una batalla, pasa lo mismo en el tema de los animales”. Téllez esto genera una lucha contra las personas que cuestionan su labor en defensa de los animales.

En su día a día, Téllez siempre está pendiente de la suerte que corren animales abandonados en las calles. Ella publica con frecuencia en redes sociales fotos de perros y gatos en especial, en busca de un hogar adoptivo. Cuando recibe críticas ella responde. “Si no quiere ayudar, dejen que otros ayudemos”.

Otra idea que defiende es la del respeto. “Si partimos de ese valor vamos a poder tolerar la existencia de otras especies. El respeto implica no maltratar, no hacer daño y no ser indiferentes ante otras especies”.

Téllez continúa su tarea en favor de los animales sin descuidar su trabajo como abogada y espera que más gente se sume a su trabajo porque como dice: “todos tenemos derecho a vivir y a no sufrir. El tema es ser empático y salir del individualismo impuesto por el sistema”.

INFOGRAFÍA PNG-02

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Please enter your name.
Please enter a message.